> La vida en Madrid
> Capital de la cultura
> De tiendas
> Encantos gastronómicos
> Madrid la nuit
> Pequelandia
> Las mejores direcciones

Madrid vive, por un lado, entre la frenética actividad y el estrés de todas las grandes capitales, y por otro, entre el respiro y la calma que ofrece un tranquilo paseo matinal por el parque de El Retiro, la Casa de Campo o El Pardo. Además, su magnífica y variada oferta cultural es sólo comparable a su belleza arquitectónica. 


En esta ciudad no hay lugar para el aburrimiento. Cualquier época del año es buena para acudir a un concierto, asistir a una obra de teatro, un musical o una zarzuela –el género escénico típicamente madrileño– o ir al cine en la Gran Vía , convertida en el Broadway español. Y en plena calle Alcalá, no hay nada como tomar un café en el Círculo de Bellas Artes, después de ver una obra de teatro, una buena película o asistir a algún original acontencimiento cultural.


Los museos son uno de sus mayores tesoros. El Paseo del Prado invita a deambular bajo la mirada atenta de Neptuno y saludar a La Cibeles, adentrarse en el Jardín Botánico y el Parque del Retiro, muy cerca de El Prado y el Museo Thyssen-Bornemisza. Al llegar al centro, conviene perderse bajo los soportales de la Plaza Mayor y callejear por la parte vieja del Madrid de los Austrias.


Los lunes suele ser el día de descanso para los templos del arte. Los horarios varían de uno a otro, aunque en general abren sus puertas de 10:00 a 20:00. Los precios también son dispares –en torno a los 3 y los 6 €–, sin embargo en las sedes de las fundaciones y los museos municipales la entrada es gratuita.

Frente a la estación de Atocha, es de obligada visita el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (MNCARS), que alberga una de las muestras de arte contemporáneo más selectas de Europa y particularmente el Guernica de Picasso. El espacio ha sido ampliado recientemente por el arquitecto francés Jean Nouvel.


Los jardines, estanques, fuentes y los Palacios Reales –en El Escorial, El Pardo, Aranjuez y La Granja de San Ildefonso, en los alrededores– permiten hacer agradables excursiones a pocos kilómetros de la gran urbe. El paisaje se torna verde en Primavera y es el momento de aprovechar para salir en familia.


En definitiva: Madrid es una urbe dinámica y mágica. Durante su estancia aquí podrá comprobar estas bondades y las de los madrileños, que reciben a todo visitante con los brazos abiertos.

Volver

 
© 2005-2012 - Copyright MADRIDEM
Contacto:
info@madridem.com