> La vida en Madrid
> Capital de la cultura
> De tiendas
> Encantos gastronómicos
> Madrid la nuit
> Pequelandia
> Las mejores direcciones

La capital de España recibe y agrupa a una amalgama de gentes de todo el mundo. Aquí se dice que pocos son los auténticos madrileños: los gatos –de padre y madre de Madrid y nacidos en esta ciudad–. Un total de 3,2 millones de habitantes conviven en esta urbe.


En la Comunidad de Madrid hay censados, según datos del Instituto Nacional de Estadística del Padrón de 2010, 1.079.944 extranjeros, uno de cada seis madrileños, (de 5.747.734 en España), de los cuales vienen de: Francia: 17.861, Portugal: 17.522, Alemania: 10.608, Italia: 26.831, Reino Unido: 10.797, Suiza: 1.218, Luxemburgo: 36, Bélgica: 2.076, Países Bajos: 3.799, Rusia: 3.737, Estados Unidos: 7.412, Canadá: 547, Argentina: 17.909, Venezuela: 14.706, China: 42.894, Argelia: 2.000, Marruecos: 86.386 y Australia: 379.

La capital española se divide en más de 20 distritos y en numerosos barrios cuya arquitectura y habitantes le confieren ciertos estilos de vida. En el centro se concentran los estudiantes, artistas y bohemios, que conviven con turistas ocasionales y una notable mezcla de culturas y nacionalidades: en Puerta del Sol, Huertas y el Barrio de Las Letras, Atocha, Ópera, La Latina, Chueca (territorio gay y fashion a partes iguales) y Malasaña, hasta Moncloa. Los señoriales Chamberí y el barrio de Salamanca, el Paseo de la Castellana, en el barrio de Chamartín, Pío XII y Mirasierra o La Moraleja, acogen a la alta sociedad madrileña desde el siglo pasado. La mayoría de la comunidad francófona se ha instalado al este de Madrid, alrededor del Liceo Francés. Los edificios de poca altura o chalets adosados, con jardín, piscina y garaje se ha revalorizado en Arturo Soria, Parque Conde de Orgaz, Hortaleza y Canillas, Campo de las Naciones, Piovera, Alameda de Osuna y Corralejos, zonas predilectas. En el noroeste, alejados del bullicioso centro: Pozuelo, Majadahonda, Las Rozas, hasta Villanueva de la Cañada, son localidades que se han visto pobladas de francófonos los últimos años. Los barrios de clase obrera siguen estando en el sur, mientras que Madrid crece y al sudeste se amplían las zonas residenciales: Las Rosas y Moratalaz-Pavones, y al nordeste los recientes Sanchinarro, Las Tablas y Montecarmelo.

El inglés es el primer idioma extranjero que se enseña en los colegios españoles. Los centros de enseñanza más reconocidos que incorporan el inglés como idioma básico son el Colegio Hogar del Buen Consejo, en Pozuelo de Alarcón, al noroeste de Madrid, uno de los colegios bilingües más antigüos de Europa; la Escuela de Hastings, que ofrece tanto educación primaria como secundaria, para estudiantes de todas las nacionalidades; el Colegio Internacional en España, a ocho kilómetros al norte de Madrid (Alcobendas); la Escuela Internacional de Madrid, cuyo centro infantil se encuentra en el barrio de Chamartín, al norte, cerca de la estación de metro de Pío XII, y cuyo instituto se sitúa cerca de calle Arturo Soria; y el Colegio Runnymede, en La Moraleja.

El segundo idioma que se enseña en los colegios españoles es el francés. Los centros educativos francófonos en la capital son: el Liceo Francés (Parque Conde de Orgaz y La Moraleja), el Liceo Molière (Villanueva de la Cañada), las escuelas infantiles Pomme d'Api (Parque Conde de Orgaz) y Petits Pas (Arturo Soria), l'École Saint-Louis des Français (Pozuelo) y l'Union Chrétienne de St Chaumond (Pío XII).

La moneda en curso, desde 2002, es el euro, como en la mayoría de los países de la Unión Europea.

La Cámara Franco-Española de Comercio y de Industria (CFECI) contabiliza, en su anuario de 2006, casi 1.200 empresas con capital francés implantadas en España y 497 en Madrid. Los sectores principales de actividad son la industria química, automovilística, la tecnología, la distribución comercial y la hostelería.

La semana de trabajo en España es de 40 horas. Madrid madruga mucho cada mañana, aunque, en general, el horario de oficina comienza entre las 9:00 y las 9:30. Se agradece un café con un tentempié a media mañana, hasta que llegan las 14:00 o las 14:30 y los madrileños se reúnen para comer. No se suele salir del trabajo antes de las 19:00, pero muchos alargan la jornada hasta las 21:00. Sólo los bancos gozan de un horario de 9:00 a 13:30, dependiendo de la época del año. En verano, muchas oficinas se acogen a la jornada intensiva: de 8:00 a 15:00.

Los días de vacaciones son 30 naturales o 21 hábiles. A lo largo del año, los españoles disfrutan de 12 días festivos nacionales y dos regionales. Suelen repartir estas vacaciones entre el verano, la Navidad, Semana Santa y los puentes.

El límite de velocidad en la ciudad es de 50 km/hora, 90 en carreteras nacionales y hasta 120 en autopistas. La tasa de alcohol permitida al volante es de 0,5 g/l y 0,3 g/l para los que tengan el carné de conducir desde hace menos de dos años. El código de circulación y los paneles están homologados a los de la UE, por lo que el cinturón de seguridad es obligatorio, incluso en la ciudad, y el uso de los teléfonos móviles está penalizado. Deberá llevar siempre en el coche dos triángulos de señalización de peligro. El carné por puntos está vigente en España desde julio de 2006 y es válido en todos los países miembros de la Unión. No obstante, si desea homologar su permiso extranjero en España podrá hacerlo con el consentimiento de su país de origen.

En la meseta central española el clima es continental, lo que se traduce en inviernos fríos y veranos excesivamente calurosos y secos. Se dice que en Madrid hay "nueves meses de invierno y tres de infierno". Los meses en los que llueve con más fuerza suelen ser los del otoño y la primavera: en abril y mayo.

Más de un 80% de los españoles son católicos, aunque no todos acuden a misa los domingos, como en décadas pasadas. El número de protestantes, testigos de Jehová y mormones es todavía pequeño, mientras que los judíos y musulmanes tienen una fuerte presencia en todo el país.


El deporte rey en este país es el fútbol. En Madrid, el estadio Santiago Bernabéu, del Real Madrid, es el templo de todo aficionado. En invierno, los madrileños disfrutan del esquí el fin de semana, en las pistas de Navacerrada, a pocos kilómetros en coche.

La ciudad cuenta con numerosos gimnasios y centros spa, en los que ejercitar y relajar mente y cuerpo. Cuando el buen tiempo llega a la capital, los campos de golf reciben a los apasionados de este tranquilo deporte. En mayo, durante las Fiestas de San Isidro de la Comunidad de Madrid, todos los aficionados a los toros se dan cita en la Plaza de Las Ventas para asistir a la mayor feria de la temporada.

Numerosos quioscos pueblan la capital y todavía de madrugada reciben los periódicos recién impresos: El País, El Mundo, ABC, entre otros; aunque los domingos es cuando se agotan los suplementos dominicales. En las salidas de las bocas de metro se agolpan los repartidores de la prensa gratuita: ¡Qué!, ADN, metro y 20 minutos forman parte ya del paisaje madrileño. Y para los francófonos, Lepetitjournal.com le trae cada mañana por e-mail, las noticias de Francia y de Madrid.

Esta es una pequeña muestra de las costumbres y de la vida de los madrileños. Ahora, le toca descubrir a usted por qué Madrid es una de las ciudades europeas de la que nadie quiere marcharse y, si se hace, no es sin cierta nostalgia.

Volver

 
© 2005-2012 - Copyright MADRIDEM
Contacto:
info@madridem.com